Crear una app: ¿Qué debo tener en cuenta a la hora de hacerlo?

En estos tiempos donde los dispositivos móviles se convirtieron en una parte fundamental de nuestra vida, crear una app es una de las formas más buscadas para programar. El mercado está buscando constantemente personas que se dediquen a este tipo de tareas. Principalmente, porque hay empresas, agencias de publicidad e incluso medios de comunicación que necesitan contar con una app propia. Y, aunque muchas personas piensen lo contrario, desarrollar una app para iOS o programar para Android no es tan difícil.

¿Qué se necesita para crear una app? ¿Hay puntos en común entre las aplicaciones que tienen más éxito? En este artículo, te contaremos cuál es la mejor manera para que puedas crear tus aplicaciones para smartphones. ¿Estás listo? ¡Comencemos!

Programación para Android

¿Qué es una app?

El término app es el diminutivo de «application» («aplicación», en inglés) y comenzó a ser utilizado a fines de la década del ’00. Se tratan de diferentes piezas de software diseñadas para ejecutarse en dispositivos móviles como tablets y smartphones. El propósito de estas aplicaciones es ayudar al usuario a que pueda resolver tareas cotidianas o específicas en cualquier momento. Existe prácticamente una app para cualquier necesidad, siendo las más populares aquellas que tienen que ver con el streaming de contenido, edición de fotos y videos o redes sociales.

¿Cuál es la importancia de las apps en un smartphone?

Se puede decir que las apps son casi tan importantes como el teléfono en sí. Más allá de sus capacidades de conectividad, el procesador o la capacidad de almacenamiento, un smartphone sin apps no tiene sentido. Hay dos ejemplos claros en la breve historia de los teléfonos inteligentes.

El primer iPhone

En 2007, Apple lanzó al mercado la primera versión del iPhone. Retroactivamente, se recuerda este evento como el momento en que la telefonía celular cambió para siempre. Sin embargo, en su momento no contó con las ventas que se esperaba. El motivo principal era el elevado precio de venta (USD $499, más caro que la media de la época). ¿El segundo motivo? La falta de aplicaciones dedicadas para el dispositivo. No fue hasta el año siguiente que Apple lanzó la App Store y su fortuna comenzó a cambiar de a poco.

Nokia

Durante años, Nokia fue la empresa más importante de la industria telefónica. Con 250 millones de unidades, el Nokia 1100 sigue siendo el celular más vendido de la historia. Sin embargo, con el advenimiento de los smartphones, su importancia comenzó a mermar. Nokia entró en este mercado, ofreciendo modelos que contaban con un sistema operativo llamado Symbian. Sin embargo, a diferencia de iOS y Android, los desarrolladores de apps lo encontraban sumamente difícil como entorno de trabajo. Esto contribuyó enormemente a que las ventas de esta empresa cayeran estrepitosamente. Eventualmente, Nokia cambió a Windows Mobile, pero ya era demasiado tarde.

iOS y Android

Infografía Android iOS

Diferencias entre programar para iOS y Android

Si bien no son las únicas dos opciones, el grueso de los smartphones en el mercado trabajan con dos sistemas operativos (o SO): Android y iOS. En estos días, la mayoría de las apps se planean para que estén presentes tanto en Google Play Store como en App Store. Y, si bienhay conceptos similares entre ambos SOs, existen diferencias a la hora de crear una app para cada uno.

  • El lenguaje de programación

    Quienes desean crear una app para Android en general trabajan con Java, JavaScript o C#. Estos son lenguajes populares, pero requieren trabajar con muchas líneas de código, algo que suele molestar a algunos programadores. También existe una alternativa exclusiva para este sistema operativo: Kotlin. Se trata de un lenguaje de programación de tipo estático que se ejecuta en la máquina virtual Java. Quienes lo utilizan lo consideran una alternativa simple y eficiente para codificar.

    En el caso de iOS, el lenguaje nativo para desarrollo de aplicaciones móviles Objective-C. Este es un código que utiliza Apple desde 1996 y el que brinda la arquitectura para el sistema operativo de todos los dispositivos que comercializa la empresa. Por otro lado se encuentra Swift, un lenguaje más moderno y simple. Su facilidad de uso y su avanzado sistema de manejo de errores hace que sea el favorito de los programadores que desarrollan apps para los teléfonos de Apple.

  • Diferencias entre modelos

    La principal característica de Android es que su licencia permite que pueda ser modificado según las características de cada teléfono que lo utiliza. Si bien Google desarrolla una versión «pura», cada empresa le suma capas que transmita un look and feel. Es por eso que, a pesar de utilizar el mismo SO, el Android de un teléfono de Samsung se ve diferente a un Motorola o un Huawei. Esto, a pesar de ser una estrategia que les permite ser el sistema operativo más utilizado en el mundo, genera un inconveniente para los desarrolladores. Debido a que cada una de esas empresas venden teléfonos con características diferentes, es difícil mantener la experiencia de usuario de una app consistente entre todos ellos.

    iOS, en cambio, sólo se encuentra en la línea de smartphones que comercializa Apple. Más allá de diferentes tamaños, las generaciones de teléfonos se mantienen consistentes y no tienen grandes diferencias. Es por eso que las apps para iPhone se ven, sienten y ejecutan de manera similar en cualquiera de ellos.

  • Cantidad de botones

    La cantidad de botones que se encuentran presentes en los teléfonos con ambos SO también crean una diferencia a la hora de crear una app. La gran mayoría de los smartphone con Android cuenta con una serie de botones (físicos o táctiles) que facilitan la navegación. Estos tres son: Atrás, inicio y descripción general. Por otro lado, desde su primer modelo, los iPhones solo cuentan con el «botón Home» en el frente del dispositivo. A la hora de diseñar una app, hay que tener en cuenta esa gran diferencia entre ambos SO.

¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de crear una app?

Hay un mundo de diferencia entre tener una idea y ponerla en práctica. En el caso de la programación de apps pasa algo similar; muchas personas pueden imaginar una que solucione un problema de su vida cotidiana, pero no todos se toman el tiempo de desarrollarla y finalmente crearla. Y, aún así, el resultado final puede no ser el que se esperaba. Es por eso que listamos algunas cosas que hay que tener en cuenta a la hora de crear una app.

  • La necesidad es la madre de la invención

    Una de las maneras más sencillas para saber el potencial éxito de la app que se está desarrollando es preguntarse, «¿Para qué la voy a utilizar?». Después de todo, identificar los problemas del día a día puede llevar a crear un producto que puedan ayudar a solucionarlos. La mejor manera de expandir esta búsqueda es realizar una investigación de mercado. De esa manera no solo se va a poder detecte si existe la necesidad de crear una aplicación de esas características, también puede ayudar a localizar nichos en el mercado y analizar a la competencia (en caso de que esta exista).

  • Identificar que funciones y características debe tener

    Tras localizar la potencialidad de una aplicación, lo siguiente es enumerar las funciones y características que debe tener para que brinde los resultados esperados. La lista puede ser enorme: notificaciones automáticas, formularios, chat, sincronización con redes sociales o funciones sin conexión, entre muchas otras. En la primera etapa siempre es mejor enumerar aquellas que le van dan un valor agregado a esta app, de manera que no se haga extenso el desarrollo de la misma.

  • Chequear las guías de desarrolladores

    A la hora de crear una app se suele tener una enorme libertad, pero publicarla es otro asunto. Tanto Android como iOS cuentan con una serie de normas a la hora de permitir que una aplicación pueda ser descargada desde sus tiendas de apps. La guía de desarrolladores de Apple suele ser más estricta, lo cual puede ser un problema ya que los iPhones no aceptan aplicaciones descargadas fuera de la App Store. Sin embargo, seguir los líneamientos que están preestablecidos pueden hacer que el proyecto en el cuál se está trabajando pueda llegar a millones de usuarios.

    El caso de Android es diferente. Si bien cuenta con sus propias guías para desarrolladores, la realidad es que los teléfonos que trabajan con ese SO aceptan apps por fuera de la tienda oficial. Eso significa que es posible dejar la aplicación como descargable en una página web propia. Sin embargo, eso no siempre es garantía de éxito; las apps descargadas fuera de Google Play Store no pueden ser actualizadas automáticamente. Por otro lado, no estar en la tienda oficial puede generar que muchas personas no sepan como descargarla.

  • Beta y validación del público

    Las primeras versiones de la app (también conocidas como «versiones beta») van a ser cruciales para detectar problemasbugs y ver cuál es la experiencia que tienen sus potenciales usuarios. Tanto Android como iOS cuentan con programas donde los usuarios pueden anotarse y chequear estas versiones preliminares de diferentes aplicaciones. De esa manera, los desarrolladores pueden ver cuál es el potencial del producto y que se necesita para llegar a que pueda ser descargada por más personas.

    Otra manera de buscar la validación de la aplicación es armando una página web. Allí, se puede explicar los motivos por los cuales se llegó a crear una app de estas características, cuál es el objetivo de la misma y por qué se debería descargar. De esta manera puede ser más simple generar una interacción con los potenciales usuarios y encontrar cuáles son las necesidades que tienen.

Apps para iPhone

Conclusión

Crear una app lleva tiempo, esfuerzo y necesita mucha creatividad. Pueden pasar meses hasta ver una primera versión que funcione y, aún así, no significa que el trabajo esté. Sin embargo, una vez que llega el día donde el producto final esté listo, todo ese cansancio acumulado va a llegar a buen puerto. El proceso de entender el motivo por el cual se quiere programar una app y las decisiones que hay que tomar a lo largo del camino son parte de la experiencia. Y, al final del día, todo va a ser un aprendizaje para el próximo proyecto.

Muchas gracias por leer este artículo. Te invitamos a compartirlo en tus redes para que llegue a más personas.

Martin Vecchio Coursalia

Mi nombre es Martín Vecchio. Soy Redactor y Community Manager, habiendo trabajado para diferentes medios y empresas de todo el mundo. Estudié publicidad y guión cinematográfico, lo cual me permite ser parte de proyectos vinculados a ambas ramas. Cuando no estoy escribiendo, paso mi tiempo mirando series y películas o tomando fotografías.

Si crees que el contenido que he compartido, le ha dado valor
agregado a tu vida, me encantaría que puedas invitarme un café.

Buy me a cofee Coursalia