Poemas de Alfonsina Storni: Conoce la obra de esta poetisa argentina.

Los poemas de Alfonsina Storni han marcado a generaciones de escritores en toda América Latina. En tiempos donde el ámbito literario estaba mayormente comprendido por hombres, Storni se destacó entre sus pares, haciendo que su trabajo aún siga siendo alabado y estudiado. Con una mirada única, la poetisa trabajó con un punto de vista reflexivo y, por momentos, abstractos. Y fue tanto su impacto, que incluso tras su trágica muerte siguió inspirando obras de otros autores.

¿Cuáles son los mejores poemas de Alfonsina Storni? ¿Por qué su obra es tan importante? En este artículo te contaremos la historia de esta escritora argentina y también podrás leer parte de su trabajo. ¿Estás listo para empezar?

Obra de Alfonsina Storni

¿Quién fue Alfonsina Storni?

Poemas de Alfonsina Storni: Conoce la obra de esta poetisa argentina. - 440px Alfonsina Storni Mar del Plata

Alfonsina Storni Martignoni nació el 29 de mayo de 1892 en Capriasca, Suiza. En 1896, se trasladó con sus padres a la provincia argentina de San Juan, lugar donde ellos habían vivido previo al nacimiento de Alfonsina. Años después, la familia se trasladó a la ciudad de Rosario, donde su padre instaló un almacén. El primer trabajo de Storni fue atendiendo las mesas de este emprendimiento, pero esto no duró mucho ya que el negocio cerró tiempo después.

Alfonsina Storni realizó diferentes trabajos en su adolescencia, pero en 1907 consiguió su primer papel en una obra teatral. Dentro de este período de su vida, interpretó obras de autores como Henry Ibsen, Benito Pérez Galdós y Florencio Sánchez. Dos años después se retiró de la vida artística para estudiar para ser maestra. Fue en estos tiempos donde comenzó a profundizar su amor por la poesía, género en el cual ya estaba interesada desde niña.

Viaje a Buenos Aires

En 1911, Alfonsina Storni se mudó a la ciudad de Buenos Aires. Además de ser el centro de las artes en Argentina, la gran ciudad le permitía tener ciertas libertades que no podía tener en el pueblo donde estaba viviendo. Una vez allí, pudo empezar a pulir su oficio de escritora. Ese mismo año, un cuento de su autoría fue publicado en Fray Mocho, una de las revistas de interés general más conocidas del país. Al año siguiente tuvo un hijo, Alejandro, del cuál nunca se reveló el padre.

A la par de los trabajos de oficina, Alfonsina siguió publicando en carácter de colaboradora en varias publicaciones de la ciudad. Una de las más importantes fue la revista Caras y Caretas, donde conoció a escritores de la talla de Manuel Baldomero Ugarte y  José Ingenieros.

Primeros poemas publicados

Entre 1916 y 1919, Alfonsina comenzó a publicar poemas en la revista literaria La Nota, primero como colaboradora y luego en una sección permanente. También publicó su primer poemario, La inquietud del rosal (1916), donde escribió prosa cargada de erotismo y también sobre ser madre soltera. Sólo se imprimieron 500 ejemplares, pero no logró venderlos todos. Y, a pesar de haber recibido algunas críticas favorables, el grueso del mundo de la literatura de Buenos Aires no se interesó por el trabajo de la joven escritora. Muchos de ellos consideraban que los poemas de Alfonsina Storni eran la obra de una «escritora inmoral».

A pesar de este traspié, Alfonsina siguió escribiendo. A la vez que retomó su oficio de maestra en algunos colegios de Buenos Aires, comenzó a asistir a encuentros de escritores. También siguió publicando; la edición de El dulce daño (1918), Irremediablemente (1919) y Languidez (1920) significaron su período más productivo.

Horacio Quiroga

Gracias a sus libros, Alfonsina comenzó a viajar con asiduidad a Montevideo, capital de Uruguay. Allí entabló una profunda amistad con el escritor Horacio Quiroga. Si bien hay quienes sostienen que eran amantes, otros sostienen que se trataba de una amistad platónica. Quiroga solía escribirle correspondencia e incluso llegó a invitarla a uno de sus múltiples viajes a la selva misionera, lugar en donde se originó parte importante de su obra. Sin embargo Alfonsina rechazó la invitación, algo que los distanció durante un tiempo.

La relación finalizó en 1927, cuando este contrajo matrimonio. Cuando el escritor se suicidó, en 1937, Alfonsina escribió y dedicó el «Poema a Horacio Quiroga».

Regreso al teatro

Si bien los poemas cortos de Alfonsina Storni ya eran reconocidos en el ámbito literario, ella no dejó de lado su amor por el teatro. Si bien no tenía pensado volver a la actuación, decidió escribir una obra de teatro. El resultado fue El amo del mundo, una obra con tintes autobiográficos que se estrenó en 1927. Posteriormente, escribió Dos farsas pirotécnicas (1931) y una serie de obras breves infantiles, principalemente destinadas para estudiantes de teatro.

Enfermedad y fallecimiento

A lo largo de su vida, Alfonsina tuvo diferentes episodios que hoy se asocian a la depresión. Si bien esto hacía por momentos que su obra se interrumpa, su entorno se encargaba de que pudiera recuperarse lo mejor posible. En 1935 se le diagnosticó cáncer de mama, por lo cuál debió someterse a una masectomía. La operación no sólo le dejó cicatrices en el cuerpo, sino que siguió debilitando su salud mental. Tres años después, descubrió que la enfermedad había regresado.

el 25 de octubre de 1938, tras escribir un último poema y dos cartas, Alfonsina Storni se suicidó tirándose al mar en la ciudad de Mar del Plata. Su cuerpo fue recuperado el día siguiente. A su funeral asistieron miles de personas, incluyendo su hijo Alejandro y diferentes personalidades de la cultura latinoamericana.

Legado

La figura de Alfonsina Storni ha sido reivindicada numerosas veces por escritores de todo el mundo. Principalmente, por el destrato que sufrió en su momento de un sector de la literatura Argentina (Jorge Luis Borges se refirió a ella como “la comadrita chillona”, lo cual indica el poco respeto que le tenía). Sin embargo, la amistad que tuvo con escritores de la talla de Quiroga, Leopoldo Lugones o Manuel Gálvez, ayudó que su obra llegue con más facilidad al ámbito literario. Tanto Alfonsina Storni como Gabriela Mistral y Juana de Ibarbourou han sido consideradas como íconos feministas.

Su trágico final también fue la inspiración para uno de los temas más conocidos de la música argentina. En el año 1969, Mercedes Sosa editó el álbum Mujeres Argentinas, con letras del historiador Félix Luna y música de Ariel Ramírez. Entre las canciones del disco se destaca la zamba «Alfonsina y el Mar», un relato de los últimos días de la poetiza que utiliza fragmentos de su último poema, «Voy a Dormir». La canción fue interpretada por numerosos artistas entre los que se encuentran Shakira, Miguel Bosé y Andrés Calamaro.

Poemas imprescindibles de Alfonsina Storni

Adiós

Link para descargar

Alma Desnuda

Link de descarga

Alma Muerta

Link de descarga

Animal Cansado

Link de descarga

Dolor

Link de descarga

Dos Palabras

Link de descarga

Esta tarde

Link de descarga

Frente al Mar

Link de descarga

Golondrinas

Link de descarga

Hombre pequeñito

Link de descarga

Humildad

Link de descarga

Paz

Link de descarga

Que diría

Link de descarga

Queja

Link de descarga

Retrato de García Lorca

Link de descarga

Tú que nunca serás

Link de descarga

Un Sol

Link de descarga

Versos a la tristeza de Buenos Aires

Link de descarga

Vida

Link de descarga

Voy a dormir

Link de descarga

Poemas cortos de Alfonsina Storni

Conclusión

Los poemas de Alfonsina Storni son de los más interesantes que ha dado la prosa latinoamericana. Tanto su obra como su persona siguen siendo admiradas hasta nuestros días, lo cual hace que aún siga vigente. Además, son accesibles para cualquier persona que quiera empezar a leer poesía. De esa manera, el público que disfruta su obra se va acrecentando a medida que pasa el tiempo. Y eso no parece que vaya a cambiar en el corto plazo.

Muchas gracias por leer este artículo. Si te gustó, te invitamos a compartirlo para que llegue a más personas.

Martin Vecchio Coursalia

Mi nombre es Martín Vecchio. Soy Redactor y Community Manager, habiendo trabajado para diferentes medios y empresas de todo el mundo. Estudié publicidad y guión cinematográfico, lo cual me permite ser parte de proyectos vinculados a ambas ramas. Cuando no estoy escribiendo, paso mi tiempo mirando series y películas o tomando fotografías.

Si crees que el contenido que he compartido, le ha dado valor
agregado a tu vida, me encantaría que puedas invitarme un café.

Buy me a cofee Coursalia